Tipos de liderazgo según Goleman

 

Se habla mucho de los tipos de liderazgo pero tranquilo/a que hoy te traigo una visión totalmente distinta a lo que propuso Goleman.

Goleman en su libro Liderazgo habla de 6 tipos de liderazgo. Liderazgo autoritario o cohercitivo, Liderazgo democrático, liderazgo afiliativo, liderazgo visionario, liderazgo timonel y liderazgo coach.

Podríamos decir que estos tipos de liderazgo son formas de ejercer el liderazgo empresarial y tiene menos orientación hacia la población no empresarial. 

Todas las personas pueden ejercer cualquier tipo de liderazgo con un buen entrenamiento, sin embargo, si este estilo está más acorde a su temperamento como persona, la aplicación del mismo será más fluida y más fácil de ejercer.

Es más me pregunto si aún pudiendo la persona ejercer cualquier tipo de liderazgo, no existe un sesgo de comportamiento. 

Por ejemplo, el que es afable, tierno y maternal tendrá dificultad para ejercer un liderazgo autoritario, digamos que su genética le lleva en el sentido contrario al que le pide seguir el liderazgo que tiene que desempeñar. 

Poniendo un símil, sería como pedirle a un elefante que viviera y realizara actividades de un león o viceversa. 

Sería parecido al cuento sufí del Tigre que se creía oveja, hasta que se vió en un lago reflejado, si no lo conoces te lo dejo por aquí el cuento.  

 

Introducción a los temperamentos y tipos de liderazgo

 

Hoy quiero ir mucho más allá. Cuando hablamos de tipos de liderazgo empresarial se hace referencia a la forma en la que el señor líder de la empresa realiza sus funciones como líder, es decir, cómo hace su trabajo. 

Cuando se habla de liderazgo autoritario o liderazgo coaching y otros cuatro más desde la perspectiva de Goleman, sería como decir que un jardinero coge la tijera o la podadora de esta forma o de otra o quizás un herrero coge el martillo o la espada de una manera o de otra.

En realidad esto nunca me ha interesado, el motivo es porque me gusta profundizar en las cosas e ir más allá. En mi opinión este forma de hablar de los tipos de liderazgo es muy superficial, creo que se puede ser mucho más sutil si recurrimos al eneatipo o a los temperamentos de la personas.

Temperamentos que podemos relacionar con las distintas áreas de nuestro cerebro en función de que su comportamiento esté más orientado a la activación de una parte de nuestro cerebro o de otra. 

Es muy interesante y, como verás más abajo, de suma utilidad en la vida diaria conocer esta información.

 

Utilidad de conocer los temperamentos en el liderazgo actual.

 

Como explicaré un poco más abajo, cada temperamento tiene unas características principales y su orientación será más hacia unas actividades que a otras.

 

Utilidad de conocer los temperamentos de cara a la empresas

 

Si una empresa conociera realmente en profundidad cómo es el temperamento de su líder podría elegir de forma adecuada. Es decir, según el propósito que quisiera alcanzar le interesaría más un tipo de líder que otro. 

Si quiere un Líder visionario, hay un temperamento que tiene esas características, si quiere un líder para mejorar ventas hay un temperamento ideal para esto.

Este conocimiento sería de extraordinario valor para las empresas que invierten millones en sus líderes y directivos sin saber si están apostando correctamente o no.

Porque el hecho de que una persona haya tenido éxito en una empresa, no significa que en la siguiente le vaya a ir igual de bien ya que dependiendo de la idiosincrasia de cada empresa se ajustará más o menos a las características del temperamento de la persona. 

La empresa se ahorraría mucho dinero por  los fracasos de elecciones erróneas y ganaría mucho dinero con decisiones acertadas. 

Elegir muy bien en el liderazgo empresarial puede ser la diferencia entre el fracaso y el éxito. Sería genial que una empresa conociera si sus empleados y directivos están ocupando el puesto donde más eficientes pueden ser.

Imaginemos un temperamento que es muy dado a las relaciones sociales y a conocer gente y, sin embargo, está ocupando un puesto que es encerrado y de trabajo minucioso.

Sin embargo, otra persona que sea más tímida y le guste hacer las cosas de forma minuciosa está en la calle dirigiendo las ventas. 

Estos dos líderes o empleados están desarrollando un papel que no se corresponde con su temperamento y, por tanto, su rendimiento es inferior al que podría ser.

 

Utilidad para el líder o directivo y empleado

 

Si una persona conoce bien cuales son sus temperamentos puede conocer si está alienado su puesto de trabajo con lo que es como persona y si tendrá éxito y será feliz. 

De esta manera conseguiríamos ser felices en el trabajo, seleccionando puestos más acordes a nuestro temperamento y no al dinero que se paga.

 

Utilidad para los clientes

 

Si conocemos el temperamento del cliente será más fácil darle lo que realmente necesita y no ofrecerle productos o servicios que no necesita o no quiere para nada. 

Es una ventaja doble para la empresa y para el cliente. ¿Te imaginas un departamento de marketing con estos conocimientos ?

 

Generalidades de los tipos de liderazgo y la neurociencia.

 

Antes de nada es importante tener en cuenta que todos usamos todas las partes de nuestro cerebro según las necesidades de nuestra vida. 

Por ello, aunque se describan distintas partes del cerebro para asociarlo a temperamentos, no deja de ser una división para una mejor explicación y entendimiento del concepto.

En neurociencia hace mucho tiempo que se descarta desde una perspectiva funcional e incluso anatómica la teoría de Lean del 1952 y su división del cerebro en tres partes (Reptiliano, Límbico y Corteza) pero para mejor comprensión es muy interesante esta división.

También hace mucho que se descarta el mito de que no utilizamos nada más que el 10 % o menos  de nuestra capacidad cerebral. En neurociencia se dice que se utiliza el cerebro en su totalidad pero con el matiz de que no lo utilizamos toda la capacidad al mismo tiempo.

Otra cosa a saber sobre los temperamentos y los tipos de liderazgo es que todos tenemos los 8 temperamentos pero por nuestra educación, aprendizaje, valores, experiencias, creencias, etc normalmente vivimos en el día a día usando más  2 -3 temperamentos y, a la larga, como son los que más entrenamos son los que se mantienen más activos en nuestras vidas, pero eso no quita que podamos utilizar cualquiera de ellos en cualquier momento, esto es importante tenerlo presente.

 

Temperamentos, tipos de liderazgo y relación a nivel cerebral. 

 

Para mejor comprensión denominaremos a los temperamentos por números. 

 

Temperamento tipo I

 

Morfológicamente, son personas que tienden a la redondez, al observar su cuerpo podemos encontrar: cráneo, barriga, glúteos redondeados. Ojos pequeños e igualmente de morfología redondeada.

Suelen tener sobrepeso y, por ello, su comportamiento y movimientos suelen ser lentos. No  le gustan las prisas. 

Le gustan las actividades lentas de poco movimiento y disfrutan de estar sentados o tumbados. Lo que les confiere aún más redondez en su morfología y al no trabajar físicamente su cuerpo  y musculatura tiende a la flacidez.

La falta de movilidad les lleva a sufrir problemas de éstasis venoso, edemas, digestiones pesadas y dificultosas, abombamiento del vientre por los gases que acumula.

Es un buen profesional en actividades que requieran permanecer sentado mucho tiempo.

A ser tranquilos en su comportamiento son ideales para el trato con personas detrás de un mostrador o al teléfono. 

Llevan muy mal el estrés y pueden hacer patologías graves si se les lleva demasiado deprisa. 

A nivel cerebral tienen una influencia del tronco cerebral porque trabajan de forma muy primaria pero al mismo tiempo esta calma les confiere una gran memoria por lo que esto estaría relacionado con el Hipocampo y con el lóbulo temporal de la corteza cerebral.

Esto les hace ser ideales para trabajar con un ordenador y rendir al máximo. Pero no los saques a la calle a estar todo el día vendiendo.

También son personas muy afables y cercanos por lo que tienen facilidad para encajar con las personas. 

 

Temperamento tipo II

 

Aquí nos encontramos con la fuerza. Una clara orientación a la consecución de objetivos. 

Su característica morfológica más predominante en su cuerpo musculoso con fuerza. De forma natural sin gimnasio, pero no musculatura fina y estética sino claramente se marca la fuerza de sus músculos. 

Su craneo aparece más cuadrado. Habitualmente con la edad con barba blanca, normalmente bien cuidada.

Gustan del poder que les confiere su fuerza, su posición, su liderazgo y persiguen el poder como objetivo.

Son muy constantes y son mucho de conseguir objetivos. Se pasan su vida trabajando sin descanso para una y otra vez luchar por un objetivo.  Podríamos decir que su vida es una continua lucha. 

Esta lucha cuando se convierte en obsesión pueden ser muy destructivos consigo mismo y con los demás. 

Cuando se enfadan sale toda su fuerza y es mejor no entrar en discusión con ellos. Son muy fijos en sus ideas, están muy arraigados a las mismas y difícilmente cambian de opinión. 

Son muy buenos arrancando proyectos o iniciando acciones.  Su procesamiento cerebral es lento, a veces en una conversación da sensación de no escuchar porque tardan en responder.

Son personas de poca visión espacial pero muy inteligentes y no paran hasta conseguir el objetivo que se han marcado.

Su ímpetu y su lucha por conseguir los objetivos les puede llevar a hacer patología de tipo cardiaco o arterial.

Su comportamiento les lleva a una clara tendencia a la corteza, concretamente a la temporal  por su memoria, y por su lucha y trabajo de forma automática al tronco cerebral.

 

Liderazgo o temperamento tipo III

 

Físicamente delgados y el rostro muy marcado por sus huesos. Ojos hundidos oscuros y sin claridad en la mirada.

El resto de su cuerpo igualmente osificado y delgado. La piel suele ser de tono más oscurecido.  Mucha rigidez articular.

Seguros de sí mismo y fieles a sus pensamientos y tradiciones. Son personas estructuradas y metódicas. Suelen tener problemas a la hora de dirigir equipos debido a su rigidez.

Su comportamiento suele estar orientado hacia el interior. Suelen comunicar bien con el exterior por su aparente seguridad de si mismos. Esta seguridad les hace ser a veces excesivamente rígidos en sus pensamientos lo que le hace que evolucionen poco a lo largo de su vida. 

Al salir de lo conocido y de la estructura establecida el miedo les frena y prefieren lo conocido. “ más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” esta sería su frase.

Si dirige a un equipo puede ser una importante fuente de freno en el desarrollo del equipo y, por tanto, de los proyectos. Tienen ciertas dificultades para relacionarse y admitir opiniones de los demás, sobre todo si éstos últimos ocupan un escalafón inferior en su trabajo.

Su orientación es muy clara hacia el tronco cerebral, viven muy anclados en tradiciones y comportamientos adquiridos. Tienen una gran dificultad para expresar emociones por lo que no tienen una tendencia al límbico y tampoco son de tener una gran visión o tener esas geniales ideas que surgen de la intuición por lo que no se orientan a la corteza cerebral.

Caen con facilidad en el Liderazgo autoritario por su dificultad de admitir lo que viene de fuera. Son ideales para crear estructuras y construir una bases de los proyectos. Eso sí una vez otros han creado las ideas y otros las ponen en marcha.

El liderazgo autoritario les ayuda a tapar sus debilidades y su dificultad para generar ideas. De esta manera también esconden sus problemas de autoestima. 

 

Temperamento tipo IV

 

Este tipo de liderazgo se caracteriza por ser una persona muy afable, muy maternal y preocupada porque todos se encuentren bien. Al ser maternal es más común en mujeres que en hombres.

Morfológicamente nos encontramos con personas de rasgos suaves, atractivos y sobre todo con una mirada muy dulce. 

La estética es importante para este temperamento y no duda de ir bien arreglada para cada situación que se presenta.

Consideran a su grupo o equipo como una familia, a la que disfruta de cuidar. Se preocupa porque los suyos se encuentren bien.

Es una persona ideal para mantener unidos los equipos pero tendría dificultad para enfrentarse a situaciones de tensión o desagradables si tiene que ver con personas de su equipo. 

Su orientación es claramente hacia el sistema límbico y la corteza prefrontal. Ya que las emociones y los sentimientos los tiene a flor de piel.

A veces si la cosa se pone fea sale su lado reptil y no dudan en proteger a su manada con lo que haga falta. 

 

Temperamento tipo V

 

Su morfología es parecida al tipo I sólo que en este temperamento la redondez se concentra fundamentalmente en la barriga , que es prominente, tipo sandía, y no en todo el cuerpo.

Su comportamiento está regido claramente por el cerebro límbico, pues son personas muy muy emocionales. 

Son de reacción rápida, y saltan ante cualquier cosa que les molesta o quieren arreglar.

Son más de reacción que de acción cualidad que a menudo ven bloqueada por la carga emocional  que llevan consigo. 

Esto les hace ser inestables ante problemas o situaciones de tensión, las cuales manejan muy mal y sacan rápidamente su emoción de la ira.

Las emociones que mayormente expresan son el miedo y la ira. 

No son buenos para emprender proyectos o para llevarlos a cabo ya que les cuesta concretar y realizar acciones. Son un carrusel de emociones continuamente.

Suelen ser soñadores y creativos, por lo que pueden ser muy buenos en la lluvia de ideas previa a los proyectos o creando ideas. Suelen ser afables y a menudo chistosos. 

Su mayor problema cuando sufren estrés o miedo son las crisis de ansiedad.

En este tipo de temperamentos podemos ver muy a menudo al cerebro límbico en su total amplitud, es fácil que aparezca lo que se denomina en neurociencia el secuestro emocional.

 

Tipo de liderazgo VI

 

Personas delgadas, tanto su cara como sus extremidades reflejan delgadez con la cara afilada y barbilla fina. 

Son muy sensibles a los cambios por su capacidad para percibir los que sucede a su alrededor. 

Son grandes pensadores pero tienen dificultad para realizar  actos. Sería el contrario del tipo III.

En el tipo III nos encontramos los actos sin ideas y sin razonar mucho, solo hacen y en el tipo VI nos encontramos un exceso de ideas y mente con dificultad para realizar actos. 

Por ello es ideal un complemento a la hora de dirigir. Asignar personas a funciones concretas del proyecto.

Son geniales planificando, estructurados a nivel mental y gustan del orden de sus cosas. 

Personas metódicas y su agenda es su mejor amigo.

Su comportamiento está marcado por las corteza frontal, parietal y temporal.

 

Temperamento tipo VII

 

Temperamento claramente marcado hacia el exterior. Morfológicamente un o una fans del deporte. Lo que a veces les convierte en su estilo de vida o su mayor afición.

Por ello, estéticamente se les ve genial en todo momento.

Personas musculadas y con la tez casi siempre morena de practicar al aire libre. 

Llevan muy mal estar encerrados en un despacho o mucho tiempo sin moverse del mismo sitio. 

Les encanta conocer personas y relacionarse. Son ideales como comerciales o para dirigir equipos. Tienen ese don de gentes que es tan necesario para atender clientes. 

Su comportamiento es una mezcla de instintos primarios, límbico y corteza frontal. 

 

Temperamento VIII

 

Es el Líder de Líderes. 

Morfológicamente delgado. Su estructura ósea parece querer elevarse hacia el cielo. Son tímidos. 

Pasan desapercibidos en las reuniones. 

Son los auténticos líderes, observadores, intuitivos, humildes, genios en la sombra. 

Tienen una peculiaridad que los define muy bien y es su visión de futuro. Su forma de ver las cosas y proyectos desde la altura, como a vista de águila.

Es el Líder que toda empresa debería tener en lo más alto.

Son de trato y comportamiento exquisito. Saben crear unidad del grupo. 

Calmados y muy inteligentes por la capacidad que les da la corteza prefrontal de tener visión de futuro. 

Son muy rápidos relacionando conceptos, lo pillan al vuelo sólo de verlo, características de lóbulo parietal y sus neurona especulares.

Son muy buenos escuchando a los demás y resolviendo conflictos. Detestan el ruido y los comportamiento agresivos y destructivos.

Pertenecen al 2% de la población con gran creatividad y visión. 

Están siempre aprendiendo, lo que es para ellos un placer. 

Aprenden de todo y tienen la curiosidad de un niño pequeño cuando se enfrentan a algo nuevo. 

Infatigables en aquello que les gusta, y esto les hace sonreír a menudo, se sienten felices con lo que hacen en su vida. 

Su punto débil es que gustan de su espacio, de su soledad para pensar y esto les hace parecer apartados y huidizos lo que les lleva a menudo a ser tachados de “raritos”.

Es la soledad de los grandes genios y los grandes líderes. 

Tienen una intuición que rara vez se equivoca.

Son líderes a los que se debe cuidar mucho porque son escasas las personas así.

Pues esto han sido los 8 tipos de liderazgo desde el temperamento de las personas.

Le he dado un enfoque empresarial para hacer ver la importancia de los temperamentos en las empresas y la necesidad de tener líderes y empleados acordes a las necesidades de éstas.

Sin embargo, estos tipos de liderazgo o temperamentos son aplicables a cualquier persona. Importante conocerlos para saber mucho más de nosotros mismos. 

Ya lo dijeron grandes pensadores, la mayor dificultad del ser humano es el conocimiento de uno mismo al lo que se podría dedicar toda una vida.

Es importante recordar que todos nos movemos con 2 temperamentos fundamentalmente y a veces con 3, en algunas ocasiones. El motivo es bien sencillo, la genética determina el comportamiento y las ganas de hacer unas actividades u otras.

Así mismo, es importante recordar que todos tenemos los 8 temperamentos aunque manifestemos más unos que otros.

Es muy importante que las empresas conozcan este conocimiento para que seleccionen de la manera más adecuada a sus líderes y a sus empleados por lo que te agradecerán que le compartas el artículo.

O quizás para ti mismo si tienes empresa y empleados me gustaría dejarte estas preguntas de abajo.

¿Qué tipo de líder eres? O ¿los empleados que tienes están realizando la función acorde a su temperamento?

¿Quizás trabajas para alguien y ves comportamientos que no encajan con el puesto que ocupan las personas que allí trabajan?

¿Qué te parece si me lo cuentas en los comentarios?

Como siempre te digo gracias por leerme y cualquier duda nos vemos en los comentarios.

Un abrazo 

4
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Share This