Al pensar en el interés que podría tener escribir sobre tener una vida genial, me digo a mismo que cada uno tiene su propio deseo sobre qué es una vida genial y que siguiendo este pensamiento este artículo sobraría. 

Pero sigo pensando al tiempo que observo desde mi ventana el verdor de la sierra, una mirada al cielo y contemplo cómo se va acercando un mar de nubes haciendo su bonito baile con el viento.

Hoy hace una temperatura genial y un día precioso. Y es que la vida que tengo a mi alrededor de encanta, sin duda es genial.

En otro lado veo a mi hija Alejandra  jugar a bailar ella sola con su música tras haber hecho un puzzle después de haber escrito sus dos primeras páginas de su libro.

Un libro que parece va a ser «muy interesante» pues se titula “cómo ser una pro de la gimnasia” me parto de risa con ella. 

En la otra habitación está Pablo, el mayor, catorce años, escuchando podcast sobre liderazgo, escribiendo sus frases, como él les llama, después de haber visto un documental sobre Kilian Jornet. 

Y es que cada uno tiene un concepto de vida genial. 

Ante este escenario sólo se me ocurre pensar lo bonito que es tener una vida genial y  lo afortunado que soy de haber decidido un día liderar mi vida y seguir mis sueño y mi camino. 

Aún así debo tener un gen que está centrado en compartir y en ayudar a las personas pues aún en este escenario maravilloso estoy pensando qué tiene de común todo esto para poder compartirlo con todas las personas que quieran liderar su vida y tener una vida genial. 

Después de un buen rato meditando encuentro estos elementos en común. Te los cuento por si los quieres utilizar para tener un vida genial.

 

Elementos en común de una vida genial

 

Encontrando estos elementos puedo ayudarte a que tú también fabriques una vida genial y si ya la tienes pero aún no eres consciente de ello que descubras un mundo maravilloso cerca de ti.

Como decía al principio cada uno tiene su visión sobre lo que es una vida genial pero hay elementos comunes que me gustaría señalarte y que debes tener en cuenta si tú también deseas tener una vida genial.

Como digo en la mayoría de mis artículos, la neurociencia tiene las respuestas  de casi todo lo que nos pasa en nuestras vidas y es ahí donde debemos de apoyarnos para crear una vida genial. Veamos qué factores influyen en nuestro cerebro para forjar una vida genial:

1.Todos los elementos que conforman una vida genial son los que activan el sistema de recompensas en nuestro cerebro.

2. Los estímulos para una vida genial están basados en valores personales.
 
3.Son estímulos o elementos que nos llegan al alma no al cerebro.

4.Poner foco interno.

1. Sistema de supervivencia y recompensa para una vida genial.

 

Nuestro cerebro, como habrás leído quizás en otros artículos, funciona desde una perspectiva de recompensa o de supervivencia. Aunque desde un punto de vista absoluto, todo se rige por la supervivencia.

Todo el tiempo nuestro cerebro analiza cada estímulo o cada acto que hacemos y lo cataloga en una parte u otra y actúa en consecuencia. Esto lo explica muy bien el libro Explain Pain. 

Por ello no se puede tener una vida genial si activamos el sistema de supervivencia aún pensando que tenemos una recompensa por ejemplo cuando creemos que un puesto de trabajo fijo es una gran recompensa pero odiamos ese trabajo porque no nos gusta nada de lo que allí sucede.

Cada mañana voy a trabajar de mal humor y sintiéndome mal por las 8 horas que estaré en ese trabajo y mi única recompensa es que no me faltará el trabajo.

En este tipo de elecciones lo que prima es el miedo a no poder sobrevivir y aunque creemos que es una recompensa en realidad es supervivencia pura.

Por un lado porque vivimos bajo el miedo y esto para el cerebro es una señal de peligro y por otro porque cada día nos levantamos pensando en lo poco que nos gusta ese trabajo.

Siempre hay que tener en cuenta que el estímulo externo es neutro, que un estímulo pase a la categoría de supervivencia o recompensa sólo depende de nuestro cerebro.

Es decir, en el ejemplo anterior, el trabajo es un estímulo neutro. Es nuestra interpretación la que hace ir por un camino o por otro.

Esto es genial porque nos da poder, pero como decía creo que era Spiderman, un gran poder entraña una gran responsabilidad” y esto provoca miedo (esto no lo dijo Spiderman , esto lo añado yo) .

Ejemplo: Me compro un coche. Si el coche lo tengo para enseñar a mis conocidos lo mucho que valgo por el coche, sus características y su precio y así  los demás me valoren por ese coche estoy en sistema de supervivencia porque sigo con el miedo de ser reconocido.

Pienso que mi vida será genial siempre y cuando se me valore bien por el coche y a todos les guste, si no será una mala vida. 

¿Cuántos de nosotros conocemos personas que están deseando tener un coche mejor para mostrar su estatus? 

Esto se vio mucho antes de la crisis de 2008, lo primero que hacía una persona que había hecho dinero con la burbuja del ladrillo era comprarse un pedazo de coche, lo segundo fue darle las llaves al banco poco después.

Se asimilaba tener una vida genial con un coche. Y aparentemente, esto es recompensa para el cerebro pero rápidamente pasa a supervivencia porque el coche se estropea y el efecto novedad desaparece porque el cerebro sufre el llamado efecto acostumbramiento.

 

2. Una vida genial apoyada en el sistema de valores.

 

Si los estímulos o elementos que te llegan están basados en valores verás que los disfrutas mucho más, tanto en la intensidad como en la duración. 

Por ejemplo uno de mis valores principales es la libertad, y lo disfruto cada día y lo valoro muchísimo y no sólo eso sino que continuamente se lo hago saber a mi cerebro. Sí, el cerebro debe aprender lo que quieres, si no se lo decimos no aprende.

Ahora mismo mientras escribo desde mi salón, viendo como se forma una tormenta, con mi ordenador en las piernas y expresando mis pensamientos sin nada más que concentrado en lo que escribo para conectar contigo y hacer que mis palabras te lleguen al interior y activar tu sistema límbico, me siento sumamente libre y afortunado por mucho motivos. 

Se lo digo a mi cerebro y él memoriza esta sensación para recordarme que escribir me transmite libertad. 

Mi familia respeta este espacio de libertad cuando me ven con el ordenador y eso me hace sentirme aún más libre y afortunado.

Soy yo quien elige estar aquí. Es foco interno, no es nada externo que decide dónde debo estar y eso me hace sentir que tengo una vida genial porque tengo libertad. 

Si tu valor es otro, busca vivir apoyando tus acciones en tus valores no en estímulos externos o en opiniones de otras personas. Si vives así aquí tienes un motivo de por qué puedes sentirte vacío en tu vida, de esto hablé en el anterior artículo, sentirse vacío te lo dejo por aquí por si no lo leíste. 

Conviértete en el capitán de tu barco, de tu vida. El viento puede soplar todo lo fuerte que quiera y en la dirección que quiera pero eres tú quien decide subir la velas y ponerte a navegar hacia el rumbo que desees. No subas las velas sólo porque hay viento dirige tu barco, tu vida hacia el rumbo que sueñas alcanzar.

El viento siempre soplará aprovecha tu momento, no navegues por navegar. Sin sueños, sin propósito, sin destino ni planificación, sólo viviendo el presente y al día como dicen algunas personas, estarás siendo la marioneta del cerebro más primitivo que tenemos, el cerebro reptiliano.

Esta parte de nuestro cerebro, sólo está centrado en el presente, en mantenernos con vida, no sabe de evolución o deseos o proyectos de vida. Es el llamado cerebro reptiliano y sólo existe para mantener las funciones básicas de supervivencia del organismo.

 

3. Los estímulos o acciones que nos llegan al alma se acercan a una vida genial.

 

Las cosas que hacemos que alimentan sentimientos o sensaciones son las que más gustan a nuestro cerebro y las más buscadas. El motivo es porque en su afán de hacernos sobrevivir, los estímulos placenteros y que nos hacen sentir bien los interpreta como que todo está bien y no hay peligro alguno.

La neurociencia ha demostrado que las recompensas que más gustan al cerebro por ser las más duraderas son las que provocan vínculo con las personas y están mediadas por la oxitocina.

En la participación de secreción de serotonina, hormona llamada de la felicidad, están las sensaciones vividas cuando haces una actividad que te gusta mucho, por ejemplo si vas a esquiar y está la nieve recién caída, el sonido de los esquís al pisar esta nieve es genial.

O cuando ves jugar a tus hijos juntos, partidos de risa y compartiendo aprendizaje.

A mi me gusta mucho cuando voy a la naturaleza y escucho el silencio de la montaña. 

Fíjate que si buscas estímulos “espirituales” enfocados a sensaciones o al alma, como yo digo, son perdurables en el tiempo y completamente enfocados a tu interior a tu esencia. 

A mí me encanta el movimiento de las nubes, los cambios y dibujos que forman en el cielo, me parece un espectáculo maravilloso. Me pasaría días enteros sin cansarme mirando al cielo y viendo cómo van pasando balando con el cielo.

Sin embargo nos enseñan y la mayoría de las personas, hemos querido enfocar  nuestra vida en elementos externos, caducos, elementos que provocan una sensación de bienestar falso y que tiene una duración tan breve que se termina en segundos y nos deja la sensación de estar vacíos rápidamente. 

Esto hace que nuestro cerebro rápidamente se estrese y busque más de ese estímulo para bajar la sensación de pérdida que sentimos, y es así que vive en un continuo estado de supervivencia que nos hace cada vez estar más perdidos, vacíos y con poca ilusión por vivir.

 

4. Foco interno siempre para una vida genial.

 

He puesto muchos ejemplos de lo que a mi me hace vivir una vida genial. Pero cada uno tiene los suyos. Por eso es muy importante crear esos deseos o estímulos primero en el interior de cada uno y luego salir a buscarlos.

Si nos movemos porque un bonito anuncio nos vende el mejor móvil o mejor coche o mejor hamburguesa, mal vamos. Ese es el mejor camino para no encontrar nunca el camino para una vida genial.

 

10 Pasos que debes de dar para tener una vida genial.

 

1. Define tus valores. Si leíste el artículo anterior puede que ya lo tengas hecho, si no es así no lo demores más, haz tu lista de valores, es un listado que te será de suma utilidad para lograr muchas cosas en tu vida y si vas a aprender el método Leader Design.

 

2. Mira los pequeños detalles de tu vida que te hacen sentir bien y que posiblemente muchos de ellos ignoras: el sol, una sonrisa, una charla, las nubes, un paseo campestre, una ducha caliente, un abrazo, una llamada, un artículo, una experiencia….

 

3. Busca estímulos que alimenten tu alma y huye de los que alimentan tu ego y tus creencias. Creo que ahora mismo puede ser un buen momento para hacerlo.

 

4. Observa como muchos de ellos ya los tienes hoy en la vida y los otros, traza un plan para alcanzarlos, ves que fácil es tener un propósito de vida que alimente el sistema de recompensas y tu alma.

 

5. Si la publicidad o la sociedad te lleva por un camino elige la dirección contraria.

 

6. Si algo te hace correr o tener sensación de angustia descártalo, no te llevará a una vida genial. Al contrario te activará el sistema de supervivencia y tu cerebro luchará para que salgas de ahí por todos los medios.

 

7. Pon foco en ti, en lo que te gusta en lo que te apasiona en lo que te hace vibrar y el resto elimínalo de tu vida aunque no sea popular. Ya hay demasiadas personas  siendo socialmente correctas, perdidas y vacías viviendo una vida que no quieren vivir o/y siguiendo las directrices de otras personas. Despierta y lidera tu vida te lo mereces.

 

8. Si no encuentras el camino, busca un mentor que te ayude a sacar todo lo que eres, todo lo que llevas dentro y te guíe hasta que sientas cuál es tu vida genial. Le ocurre a muchas personas que llevan tanto tiempo perdidas que no saben por dónde empezar para poder tener una vida genial.

 

9. Un gran muro  para tener una vida genial es el miedo. El miedo nos paraliza y cuando llevamos mucho tiempo perdidos, el simple hecho de querer salir hace que se active nuestro sistema de supervivencia. Apóyate en un mentor que te ayude a liderar tu vida y corre hacia us miedos, no huyas, tus miedos tienen las respuestas que estás buscando.

10. Recuérdale a tu cerebro qué es lo que te guste y te hace vivir una vida genial, la mejor forma de hacerlo es sonriendo o celebrando las cosas que te gustan. El cerebro sólo sabe lo que le decimos y además necesita muchas repeticiones para hacerse consciente de lo que le estamos diciendo. Si no sabes qué te gusta, escucha a tu alma.

 

Ahora te toca a ti, ya conoces las claves para tener una vida genial, es el momento de que  te pongas bolígrafo en mano y empieces a redactar cómo quieres que sea tu vida genial. 

Sólo hay una barrera que te impide avanzar para tener una vida genial y es la pereza, que sólo es un vigilante fiel de nuestro cerebro, siempre está atento ante cualquier cambio que comportamiento, emoción o de vida que realizamos para avisar a nuestro cerebro de que algo está ocurriendo.

Pero sólo es un aviso, cuando nuestro cerebro se inunda de Serotonina por una vida genial desconecta todas las alarmas y te anima a seguir. Por ello anímate a hacer tu listado y avanzar hacia una vida  genial.

Me encantaría que me dejaras un comentario sobre lo que es para ti una vida genial o me lo dijeras por mail. Escribir te ayudaría a tomar consciencia de ello y tu relato puede ayudar y animar a otro/as a hacer lo mismo.

Un abrazo enorme

Juan

Share This