Hoy me apetecía escribir sobre algo que me llegó a mi mente mientras caminaba por la naturaleza.

Hoy decidí escribir para ti y para mí, hoy no me importó si google me posicionaría con este artículo y quizás jamás entraría a formar parte del tráfico orgánico de la web.

Este artículo es para todas las personas que en algún momento nos hemos sentido vacíos, tristes y sin motivación para continuar con nuestros proyectos. Para esas personas que tienen días grises y a pesar de ello siguen avanzando día tras día.

Si nunca has estado así y siempre has sido happy, mi felicitación pero este artículo no es para ti. O quizás sí, quizás tu alma triste se esconde detrás de ese siempre happy. No lo se mira el sufrimiento de tu alma y tendrás tú respuesta.

Pero hoy no es el día de marketing ni de publicidad, por ello se que este artículo se leerá poco, pero no me importa, este artículo es para tí que estás ahí leyendo y que por alguna causa  del destino o del universo te ha tocado leerlo. Quién sabe lo que te enseñará o qué te resonará.

 

Sentirse vacío es algo habitual, más de lo que creemos.

 

Son miles de personas que se sienten así cada día, incluso el motivo principal de empezar a crear esta web fue ese, la tristeza que me provocaba ver tantas personas perdidas y vacías. 

Quizás te preguntas que cómo lo se, por un lado por comentarios de clientes, por otro lado el trato durante años con personas face to face y por otro por google, sí google lo sabe todo de nosotros. 

El vacío es una sensación de lo más normal y que sucede con más frecuencia de lo que parece, seguro que las has tenido alguna vez. Es esa sensación que se siente abajo en al barriga o en el pecho. 

O ese mareo mental que te da la sensación de que no tienes neuronas que todos tus pensamientos se han muerto. Es una sensación extraña que provoca malestar. 

También hay personas que lo sienten como un nudo en el pecho o en al garganta y otras como un callejón sin salida.

A veces buscas, rebuscas pero aún así no encuentras y tu cabeza no para de pensar y cuanto más buscas más te mareas y sigues sin encontrar. 

Este vacío te hace sufrir, te provoca incertidumbre, muchas veces miedo y otras veces tristeza. Yo lo equiparo a la soledad del deportista de élite. Día tras día tiene que estar ahí intentando dar unos resultados cumplir con su entrenamiento aunque se siente mal y aunque no tengas ganas algunas de entrenar.

 

Sentirse vacío nos provoca miedo.

 

Sentirse vacío te hace muchas veces que te cuestiones quién eres y si lo que estás haciendo en ti vida es realmente lo que quieres hacer. 

Te  preguntas ¿Qué camino debo tomar? Algunas personas se paran y reflexionan sobre ello,  otras prefieren no pensar demasiado y buscan su escape en cualquier elemento externo que alivie el sufrimiento de sentirse vacío.

Cuando nuestro cerebro no encuentra un camino no sabe por donde seguir activa el sistema de supervivencia. Rápidamente activa los sistemas de alarma ya que el sentirse vacío provoca miedo por la incertidumbre sobre qué es lo que puedo hacer, dónde voy, qué es lo que soy.

El miedo es una respuesta emocional de defensa ante una situación de alarma provocada por el cerebro.

 

Sentirse vacío cuando no hay propósito

 

En una encuesta llevada acabo por Adecco señalaba que más del 60 % de las personas no conocían cuál era su propósito de vida, no sabían por qué hacían lo que hacían ni hacia dónde iban en su vida. Te animo a que veas el vídeo te dejo el enlace. 

En ese vídeo verás personas que decían tener una vida genial pero espera hasta el final del vídeo y descubre la verdad y una bonita sorpresa que hay. No te hago spoiler.

Cuando un día nos paramos a escucharnos y sentir qué hay en nuestro interior nos encontramos sin un propósito y ese día el alma sufre y nuestro cerebro hecha humo.

Sin propósito no puede haber avance, sin propósito no hay rumbo, sin rumbo hay miedo, mucho miedo. A veces tenemos un propósito pero ni siquiera sabemos que lo tenemos. A veces es necesario contar con la ayuda de un mentor, de una persona que nos ayude a descubrir nuestro propósito en la vida y nos de las claves para sacar todos nuestros recursos.

 

El liderazgo nos da las herramientas para dejar de estar vacío.

 

Y tu dirás Juan otra vez el liderazgo y yo te responderé sí, porque es lo mejor que he descubierto nunca. 

Cuando integras herramientas y sigues la metodología del Liderazgo. Estos vacíos desaparecen. 

Siguiendo los pasos y la metodología adecuada nunca vuelves a sentirte vacío, aunque tu cerebro se distorsiona de vez en cuando por los desequilibrios propios de la vida y del día a día. 

Cuando conoces el método de liderazgo y tienen un guión una hoja de ruta que en realidad es tu base donde te apoyas, no hay forma de sentirse vacío.

El liderazgo nos enseña cuál es nuestro propósito nuestro camino y nuestra hoja de ruta para avanzar hasta dónde queremos ir. 

Cuando el cerebro nos pide parar y comienza a sentirse vacío es como si una voz interior nos dijera, “vuelve al origen y sigue los pasos y el método adecuado” sólo hay que seguir la hoja de ruta que tenemos diseñada y que te cuento ahora.

 

Hoja de ruta para dejar de sentirse vacío para siempre.

 

1.Pon un propósito en tu vida que esté alineado con quién eres. 

2. Si no sabes quién eres empieza trabajando este pilar básico en tu vida.En cuanto sientas el vacío pregúntate de qué tienes miedo.

3. Trabaja de forma exhaustiva en conocer todos los recursos que tienes y de todo lo que eres capaz. Si no sabes cómo busca un mentor que te ayude o haz una formación que te lo enseñe. Nuestra formación Leaders Design trabaja este tema en la fase 2 del método.

4. No te lo comas sola o solo comparte el vacío con una personas cercana o con tu mentor, según la neurociencia el sólo hecho de contarlo ya nos hace desactivar la emoción que provoca el malestar.

5. Cuando sientas este vacío, la respuesta siempre está en ser fiel a tus valores. Si no lo has definido puedes ir a google y poner lista de valores. Señala en principio los 10 que más te definan y después numéralos del 1 al 10, siendo el 1 el más más importante de esos 10 y 10 el menos importante.

6. Cuando los tengas sé muy fiel a esos valores y pregúntate si en este momento de sentirte vacío estás siendo fiel a esos valores. Si la respuesta es sí, pregúntate de nuevo de qué tienes miedo. Qué temes perder. 

7. Crea tu tribu, tu grupo de personas que comparten gustos, aficiones y forma de pensar. La tribu siempre ayuda en estos momentos.

8. Sé tú mismo o tú misma. No caigas en el error de estar en una tribu que no es la tuya, una tribu que no está alineado con quién eres. No entres en un grupo por creencias modas o sentirte reconocido. Si haces esto seguirás estando vacío o vacía. 

9. Eres única/o y genial y sólo debes encontrar el lugar que está alineado con quién eres. Si aún no lo sabes recuerda trabajar esta parte con un mentor o en formación.

Recuerda también de no escribir en el punto 6 valores que no te corresponden, valores que pertenecen a otras personas. Medítalos que sean realmente tuyos. Si no compartes los de tu familia, no pasa nada, eres único/a recuérdalo en los momentos difíciles. Si no eres auténtico/a contigo misma/o te sentirás vacío/a porque no te reconocerás y tu alma se quejará.

10. Traza una estrategia, unas metas y objetivos para llegar a tu propósito, y no re rindas. Ve paso a paso y trabaja cada día un poquito para avanzar.

 

Conclusiones de sentirse vacío:

 

  1. Con el tiempo y la experiencia, descubrí que sentirse vacío no es más que la consecuencias de no liderar nuestras vidas.
  1. Sentirse vacío es el resultado de no tener un mapa que seguir una hoja de ruta para alcanzar mi propósito.
  1. Es la consecuencia de no tener un propósito de vida, no saber a dónde ir.
  1. Sentirse vacío es la consecuencia de no vivir nuestra vida alineada con quiénes somos con lo que tenemos en nuestro interior y vivir la vida que nos dijeron que teníamos que seguir. 
  1. Crea tu tribu con la que compartir los aspectos que te gusten de tu vida y lo que menos te gusten, te darás cuenta que somos más iguales de lo que nos creemos y que tus problemas son los problemas de muchas personas.
  1. Lidera tu vida para ser dueño de ella y conseguir ser tú misma/o. No dejes que nadie domine tu vida y adquiere las herramientas de liderazgo que te hacen vivir mejor. 

 

Y hasta aquí este artículo que espero que te haya ayudado a dejar de lado esa sensación de sentirse vacío y que ahora te pongas manos a la obra para trabajar los aspectos que te comento en el artículo y que son necesarios manejar para dejar de sentirse vacío.

Si me quieres dejar un comentario sobre cuando te sentiste vacío estaré encantado de leerte y comentarte algo al respecto. Si no quieres hacerlo públicamente recuerda que mi mail está abierto para ayudarte. 

Gracias por leerme

Un abrazo enorme

Juan 

Share This