Liderazgo autoritario en el trabajo, en los padres en las parejas.

 

El liderazgo autoritario es una forma de ejercer liderazgo que destruye a las personas con las que se cruza. Durante años se ha tenido por bandera el liderazgo autoritario como forma de hacer trabajar a las personas para producir en la empresa, para conseguir que los hijos obedezcan y que las parejas se queden a nuestro lado.

Hay personas que aún hoy piensan que este tipo de liderazgo es el único que funciona para hacer que los trabajadores se empleen al máximo en su trabajo. Estos tiranos en realidad lo único que demuestran es su incapacidad para liderar personas. Son ciento de miles de personas que han sufrido y sufren a Jefes de este tipo, jefes que les hacen odiar su trabajo y su vida laboral.

Quizás conozcas a alguien que lo hay sufrido o lo esté padeciendo actualmente.

Este liderazgo autoritario y amoral lo extrapolan a sus hijos y a su pareja. De tal manera que son muchas personas las que sufren a estos tiranos. Desde un punto de vista de la neurociencia se demuestra que este estilo de liderazgo es poco eficiente y a largo plazo destruye los equipos y a las empresas.

 

¿Qué hay detrás de un liderazgo autoritario?

 

Como decía antes lo primero que manifiesta una persona así es es su incapacidad para realizar su labor como líder. 

Detrás de una persona autoritaria siempre hay en el fondo una persona con baja autoestima. Esta forma de liderazgo es la que le permite sentirse superior a los demás y aprovecha ese momento de gloria para decirse así mismo  “tú sí que vales”.

Como dice el refrán “si quieres saber quién es fulanito dale un carguito”.

Además de baja autoestima lo que refleja este liderazgo autoritario es un gran miedo de fondo. Es un miedo seguramente heredado, un miedo a no sentirse querido, o no dar la talla, o no ser reconocido o no ser aceptado en la manada. 

Por ello cuando nos encontremos con una persona así hay que tener mucho cuidado de no activar su miedo o te atacará como un jabalí amenazado.

La mejor forma de relacionarse con una persona así es dándole comprensión y afectividad. Aunque suene raro, es una persona herida y por eso se comporta de esta manera.

En realidad las personas que ejercen un liderazgo autoritario son personas que sufren mucho en su interior aunque no se permiten expresar esas emociones por miedo a no ser considerados fuertes o no estar a la altura.

 

¿Por qué no es eficiente el tan usado liderazgo autoritario?

 

Hay diferentes fuentes que comentan que un liderazgo autoritario carece de efectividad a medio largo plazo. Mi fuente preferida y en la que me apoyo para argumentas mis artículos es la neurociencia y el funcionamiento de nuestro cerebro.

Me explico y comento algunas de ellas.

  • Fuga de talentos. El liderazgo autoritario espanta a las personas con talento, cansadas de ser mal tratadas y tener que sufrir un liderazgo sin visión y sin recursos para avanzar. Un liderazgo que no escucha a nadie y que seguramente lleve a la empresa a la quiebra en momentos difíciles como los que están ocurriendo en la época que vivimos.
  • Desgaste de las personas que lidera. Ser maltratado un día tras otro en el trabajo no gusta a nadie. No ser reconocido y abroncado cada día no es algo agradable para nadie. Por tanto la persona que vive así su trabajo lo primero que quiere es salir de allí cuanto antes, no tiene motivación alguna  y su productividad baja a niveles mínimos.
  • Aumento de bajas y de rotación de puestos. Es normal, si alguien se encuentra mal de salud y siente que en el trabajo la maltratan no va a hacer ningún esfuerzo por ir a trabajar y se dará de baja todo el tiempo que pueda.  De esta manera comenzará la rotación de puestos de trabajo y la incorporación de nuevas personas con el tiempo y aprendizaje que ello con lleva y por tanto la baja productividad del negocio durante ese tiempo.
  • Desde la neurociencia. Es muy importante para un líder conocer y entender esta explicación científica del funcionamiento de nuestro cerebro pues de ella depende la productividad de su equipo de personas.

 

Las acciones del ser humano están mediadas fundamentalmente por escenarios de supervivencia o de recompensa.

 

En el escenario de supervivencia

 

El cerebro activa todos los mecanismos necesarios para enfrentarse a una lucha.  Esto ocurre cuando nuestros sistema sensorial detecta que hay peligro para nosotros y ojo que esto es importante, no importa que el peligro sea real o no, si nuestro cerebro detecta peligro se pone en modo supervivencia.

Y no sólo esto sino que una vez que vivimos una situación considerada de supervivencia el cerebro nos avisará cada vez que estemos cerca de enfrentarnos de nuevo a esa situación.

El ejemplo típico y fácil de comprender, es la ansiedad que muchas personas sufren el lunes o el domingo por la tarde porque empieza la semana y hay que ir a trabajar.

Para no extenderme, cuando el cerebro entra en modo supervivencia nuestro cerebro racional se apaga, dejamos de ver las cosas con lógica y actuamos de manera emocional en el mejor de los casos o animal en el peor de ellos.

En esta situación nuestro organismo reacciona realizando unos cambios de manera instantánea, la frecuencia cardio-respiratoria aumenta, las arterias se estrechan y contraen, el sistema inmune decrece y la sangre de los órganos pasan al sistema muscular por si hay que huir. 

En este escenario de supervivencia, una persona que ejerce el liderazgo autoritario debe comprender que poco rendimiento va conseguir de sus trabajadores.

 

En el escenario de recompensa,

 

La parte más activada es nuestro cerebro más racional, la corteza prefrontal, la que nos hace más humanos, la que maneja todas las situaciones de forma excepcional y nos lleva a utilizar todas nuestras capacidades. 

En este escenario el cerebro también recuerda qué ha pasado anteriormente en situaciones similares y buscará de forma continua estrategias para volver a esas situaciones. Es decir nos volvemos más inteligentes para lograr de nuevo la misma recompensa. El ejemplo claro es cuando actuaos con pillería para lograr algo que nos gusta.

El otro día leía un artículo en el que un ejecutivo de una empresa importante, estaba deseando que pasara el confinamiento porque echaba de menos el buen rollo que había en su equipo de trabajo.

Guauuu esto también existe y es más productivo y es más saludable para el líder, para el trabajador y por ende para la empresa. ¿Qué te parecería trabajar en un equipo u oficina donde todos los miembros del equipo fueran líderes su vida.?

Ya te digo que la productividad y la satisfacción personal se dispararía a niveles nunca vistos antes. El problema es que la mayoría de las personas viven una vida que no les gusta y tienen un trabajo en el que no se sientes felices ni realizados. 

Es hora de que  el Liderazgo personal vaya entrando en la vida de las personas, eso sí desde mi punto de vista un liderazgo basado en humildad y neurociencia. Un Liderazgo personal para que muchas personas transformen sus vidas y vivan la vida que quieren vivir. 

 

 Cómo sobre vivir a un Líder autoritario

 

Ante todo siempre calma. Veamos soluciones desde la neurociencia.

Como comentaba más arriba, este tipo de personas tienen unas características muy marcadas; el miedo, su incapacidad para tratar con su equipo y una baja autoestima. 

Respecto a esto, una puntualización, muchas veces este tipo de personas se disfrazan de tener una gran autoestima para camuflar su baja autoestima. Es evidente que las personas que se quieren así mismo no tratan mal a otras personas. Pero nuestro cerebro tiene miedo de ser expulsado de la tribu si somos débiles y su reacción es un alarde de superioridad, como cuando un pavo real abre las plumas, ¿Qué le quedaría a ese Pavo si le quitaran las plumas?

 

Para tratar con una persona que ejerce el liderazgo autoritario lo primero es no luchar contra esa persona.

 

El miedo que sienten estos líderes se suaviza con comprensión y reflexión. Es muy importante aprender a liderar a un líder autoritario pero desde la humildad no desde querer demostrarle que él/ella lo hace mal (aunque este tipo de liderazgo se da más en hombres) y nosotros lo hacemos mejor.

Este comportamiento hace que su baja autoestima se vea atacada y responda de la misma manera, haciendo uso de su poder como jefe.

Una herramienta de comunicación útil en estos casos es preguntarle ¿Qué te parece si? Al utilizar esta fórmula el cerebro de esa persona cree que tiene el poder y que te está autorizando a hacer lo que tú propones aunque haya sido una propuesta tuya. 

Eso sí, si las consideraciones se las haces en privado mucho mejor. Si lo haces en público pensaría que quieres dejarlo por debajo tuya op que quieres quitarle su lugar.

«Cree el ladrón que todos son de su condición»

Y esto te lo digo por experiencias propias vividas.

El miedo que sienten estas personas y en realidad cualquier persona, es miedo a perder, miedo a que le falte algo. Por lo tanto debemos de ser personas confiables. Esto no se consigue de un día para otro. 

De hecho si nuestro Líder autoritario confía en nosotros seguramente tendrá en cuenta esta fidelidad y nos tratará de forma más correcta que a los demás. Es señal de que hemos empezado a ejercer nuestro propio liderazgo. Y esto redunda en la relación con el jefe y puede servir de modelo para otros compañeros.

Lo de liderar no es pelotear y dar la razón al jefe y traicionar a los compañeros para escalar en el negocio.

Normalmente este tipo de Líderes autoritarios tienen la necesidad de demostrar que son muy buenos en lo que hacen y que su equipo produce mucho. Por ello una buena forma de tratar con ellos es hacerles preguntas en esta dirección. 

De esta forma verá que comprendemos sus objetivos y que estamos por la labor de ayudarles a crecer. 

Esto hará que poco a poco vaya confiando más en nosotros y podamos modelarlo haciéndole propuestas para la mejora del equipo y de la empresa.

Al habernos convertido en personas confiables serán bien vistas esas propuestas. De esta forma habremos liderado al Líder autoritario. Estamos trabajando con neurociencia  a nivel subconsciente con el cerebro de ese Líder autoritario.

En realidad se trata de ejercer nuestro liderazgo todo el tiempo independientemente de quién haya delante. Hasta que a base de entrenar y entrenar nuestra forma de actuar como líderes se integre automáticamente y nos salga de manera  natural.

Si sabemos liderarnos a nosotros mismos, a un equipo y los proyectos, no tendremos ningún problema con el liderazgo autoritario ni con ningún tipo de liderazgo.

Habitualmente lo que ocurre es que cuando nos encontramos con una persona así entramos en una guerra de ataques emocionales, nos sentimos mal y atacamos por miedo y el miedo es la emoción de la que se alimentan estos líderes.

Si caemos en la trampa de alimentar ese miedo con ataques de ira o discusiones sin sentido no llegaremos a ningún sitio.

Todos lo ataques que llegan como consecuencia del miedo se desactivan utilizando la reflexión, es decir, en vez de responder con otro ataque de ira la mejor opción sería responder con una pregunta que haga reflexionar a la otra persona.

Esto lo deja descolocado y a nivel de neurociencia funciona porque nuestro cerebro no puede encender al mismo tiempo la parte emocional y la parte racional. 

Es importante saber que la parte del cerebro que gobierna nuestras emociones gana la partida  a la corteza prefrontal. el racional.  Pues en nivel de evolución el cerebro límbico o emocional tiene mayor potencia en la acción reactiva y una vez se acciona es difícil desconectarlo para activar la razón

Aunque se puede si tienes el entrenamiento adecuado cuando lideras y sabes gestionar tus emociones de manera adecuada.

Si en un ataque de ira le hacemos una pregunta que lo haga reflexionar, la emoción de miedo o ira se desactiva. Pero habitualmente el ser humano responde a la ira con más ira  por ello no se puede entrar en discusiones ni en razonamientos ante la ira.

En el fondo la ira sólo es el escondite del miedo y el miedo es muy miedoso y por ello intenta sobrevivir como sea.

A veces nos podemos encontrar con Líderes autoritarios que no escuchan, no razonan y no reaccionan ante ningún intento o estímulo. Son personas que llevan tantos años luchando y sufriendo por su miedo. Ayudarles a salir de ahí es posible aunque debes conocer las herramientas de neurociencia y las herramientas de liderazgo para tratar con personas así o te destruirán.

El camino para que estas personas cambien y lideren de forma adecuada, es aprender liderazgo desde la humildad y desde la capacidad, apoyándose en las fortalezas del equipo. Se puede reaprender, si eres una persona autoritaria y quieres cambiar, es posible hacerlo, una vez lo logres quedarás impresionado con los resultados nivel personal y de equipo. 

Si no hay cambio de actitud, en un corto plazo de tiempo acabará destruido tanto el negocio como esa persona que actúa de líder y por consiguiente todo el equipo.

Si eres una persona que has vivido una situación con un líder autoritario,  debes verlo desde el perdón por el sufrimiento que tienen estas personas.

Apartarte de ellas si no sabes cómo ayudarles porque no eres responsable de que esa persona no quiera liderar su vida y enfrentarse a transformar sus miedos y el intentar seguir ahí a su lado sólo te llevará a que te arrastre en su caída.

Hay salidas para casi todo si das el paso del aprendizaje, la clave siempre es saber cómo tomar decisiones.

Para ir acabando a modo de resumen podemos decir que el liderazgo autoritario está basado en el miedo, la incapacidad y la baja autoestima.

La forma de contrarrestarlo es calma, reflexión, humildad, propuestas de mejora y liderar nuestra propia vida poniendo foco interno en nuestro propósito, es decir, no dejarnos arrastrar por la acción de ese Líder.

Y nada más, espero que este artículo te haya servido para comprender mejor lo que es un líder autoritario. Si te apetece me puedes dejar un comentario abajo y me cuentas tu experiencia con el Liderazgo autoritario. 

Un abrazo 

Juan

 

4
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Share This