Llevar a cabo hoy en día un liderazgo eficiente requiere del entrenamiento de varias habilidades personales. Se pude nacer con algunas de ellas ya integradas pero son muchas otras las que habrá que entrenar para alcanzar la excelencia que se le exige a todo líder en la sociedad actual.

Son muchas las voces, de distintos ámbitos que alertan sobre la falta de líderes capaces de gestionar el talento existente en la sociedad actual, por otro lado, faltan personas que lideren sus vidas para poder vivir libres y felices. 

Líderes que disfruten de su trabajo, de su familia, de sus amigos, de sus parejas y de una vida de libertad. Es lo que vas a encontrar en este artículo, habilidades a desarrollar para ser un buen líder en tu vida y en al sociedad actual.

Hoy día la tecnología y la neurociencia juega un papel importantísimo a  la hora de definir y entrenar el liderazgo no sólo a nivel laboral sino también a nivel personal.

 

Cómo debe ser el liderazgo actual.

 

Antes de nada dejemos bien claro que el líder se hace y no se nace. Esta suele ser la pregunta más frecuente cuando realizamos una formación de liderazgo.

El liderazgo consiste en sacar lo mejor de uno mismo y del equipo de personas con los que se convive y trabaja. 

Pero no se me mal interprete al decir al palabra “sacar”, con ello no me refiero a explotar a nadie. 

El verdadero liderazgo no exprime a las personas ni las usa com meros objetos que después elimina a su antojo.

El Liderazgo actual debe estar basado en los conocimientos actuales que hay sobre neurociencia, esto es, a grandes rasgos:

  • Basado en el sistema de recompensas de la personas o equipo sobre el que se pretende influir. Es importante dirigirse a recompensas a medio largo plazo pues las recompensas a corto plazo se agotan de forma muy rápida y resulta difícil mantenerlas a lo largo del tiempo.
  • evitar activar el sistema de supervivencia del cerebro, según la ciencia este sistema se activa cada vez que nuestro cerebro detecta peligro para el organismo, por ejemplo, ante situaciones de amenaza, situaciones de miedo, situaciones de peligro o incluso jornadas de estrés permanente. 

Si conocéis jefes que actúan así con sus empleados, en realidad no están ejerciendo  un liderazgo apropiado. Es lo que se viene llamando liderazgo autoritario y es el peor para hacer productiva una empresa. Ya que es un liderazgo basado en el miedo y por tanto se activa el eje de defensa del cerebro y por tanto baja la productividad y el interés por el trabajo-

Seguro que todos conocemos a personas que mandan así, en realidad no son buenos líderes sino pésimos jefes. 

Por tanto un buen líder debe conocer estos datos sobre el funcionamiento del cerebro y adaptar su estilo de liderazgo a la influencia que tiene el cerebro a la hora de liderar.

Por otro lado debe ser un ejemplo de cómo se puede liderar desde el sistema de recompensas y no desde el sistema de supervivencia. De esta manera está enseñando a sus directivos inferiores cómo se puede ejercer un liderazgo desde la neurociencia y con clara visión a la productividad desde la felicidad de las personas.

Cuáles son las cualidades más importantes de un gran líder. 

 

El orden en el que están escritas no determina orden de importancia, todas tienen el mismo peso a la hora de ejercer un buen liderazgo.

 

Habilidad 1: Mantén siempre tu estado de forma.

 

Haz de actividad física cada día. Es importante para un gran líder tener buena salud, buen aspecto y adquirir los valores y principios del deporte. Te mantendrá la cabeza despejada, gozarás de buena salud, mejorará tu rendimiento y te sentirás cargado de energía todo el tiempo.

Un buen líder necesita energía para liderar a su equipo y para sí mismo. Científicamente esta demostrado que el ejercicio aeróbico de unos 45 minutos al día mejora considerablemente el liderazgo de una personas porque toma mejores decisiones.

Un buen líder dedica tiempo a estar en buena forma para ejercer un liderazgo responsable y excelente.

 

 

habilidades de liderazgo

 

Habilidad 2: Aliméntate de forma  saludable.

 

Comer bien es sentirte bien. Pon mucho cuidado a los nutrientes que ingieres cada día. La alimentación es el combustible de nuestro cuerpo por ello si pretendemos ser buenos líderes debemos tener buen combustible. Comida sana es mente sana y cuerpo sano.

Si el alimento es la gasolina para el cuerpo un gran líder cuida su “chasis”.

No se rinde igual en el trabajo ni se toman decisiones acertadas de la misma manera cuando has ingerido una comida copiosa y grasienta que cuando has comido alimentos sanos. 

 

habilidades de liderazgo come bien

Habilidad 3: Escucha activa.

En el mundo en el que vivimos hay una gran falta de escucha. Un Líder tiene que escuchar mucho más que hablar, hay textos que hablan de escuchar 90% del tiempo y hablar sólo el 10%. 

La comunicación es cosa de un emisor que es el que debe de asegurarse que emite la información de forma adecuada y de un receptor que es el responsable de escuchar el mensaje. Estos dos elementos son fundamentales para ser un gran líder.

Es mediante la escucha que conseguimos conocer el estado de la persona que tenemos delante y qué es lo que demanda o necesita. 

Es escuchando que un líder puede conocer el interior de las personas con las que convive y puede sacar lo mejor de ellas sabiendo cómo se sienten bien. 

Volviendo a la neurociencia, la cual nos decía que trabajásemos sobre el sistema de recompensas de las personas. Es fácil entender que para ejercer un liderazgo cercano y acorde a la ciencia, un buen líder debe escuchar atentamente a las personas con las que se relaciona. 

Y digo atentamente porque no sólo interesa lo que se dice sino también el cómo se dice.

Saber escuchar es una de las herramientas más poderosas que existe para realizar un liderazgo transformacional. Es la mejor manera de liderar un equipo y alcanzar grandes éxitos.

 

habilidades de liderazgo escucha activa

Principio 4: Visualizar y meditar cada día.

Dedica cada día una buena jornada de tu tiempo para visualizar objetivos. 

El liderazgo verdadero tiene mucho de capitán de barco que visualiza el rumbo que va a seguir y lo transmite de forma clara y concisa a todo su equipo. 

Un equipo rendirá mucho más si sabe hacia dónde se dirige y al ver que su líder tiene muy claro los objetivos que quiere conseguir.

Se ha demostrado científicamente que nuestro cerebro no distingue entre realidad y ficción. Por ello las imágenes que visualizamos tienen un efecto similar a si las estuviéramos viviendo en realidad. Se producen las mismas sustancias químicas en el cerebro cuando visualizamos y cuando vivimos algo en la realidad.

Esta herramienta resulta de gran utilidad cuando queremos poner a nuestro cerebro alineado con nuestro propósito y tener muy claro el camino que queremos seguir.

Es misión del liderazgo alinear y transmitir el propósito del equipo a todas las personas que lo integran.

Mediante la meditación conseguimos calmar nuestra mente, ver nuestros pensamientos, reducir nuestro ruido mental y nuestro grado de agitación. 

Meditando conseguimos parar nuestros pensamientos y observarlos, nos permite estar calmados, mejorar nuestra respiración y enfrenarnos al día a día con la mente abierta y predispuesta a mejorar nuestra vida.

El Liderazgo de alto nivel tiene una gran dosis de gestión adecuada de las emociones y el dedicar unos minutos cada día a calmar la mente y afrontar los retos del liderazgo desde un perspectiva de tranquilidad y calma, hace que los resultados sean mucho más eficientes.

La visualización y la meditación le dan a nuestros órganos de los sentidos un plus de energía y activación. 

Este principio de uno de los top entre estos doce si quieres mantenerte activo mentalmente y ser un gran Líder.

 

habilidades de liderazgo visualización y meditación

 

Principio 5: Toma de decisiones o elecciones correctas.

 

Es una de los pilares básicos de un buen liderazgo y también debe ser tomado como un principio básico ya que a cada instante lo tenemos que utilizar.

Puedes ver en este artículo los 7 pilares básicos para tomar decisiones acertadas y ejercer el liderazgo.

En realidad la toma de decisiones es la herramienta que nos hará crear el futuro en el presente. Elegir de forma adecuada te hará acercarte de forma más rápida y recta hacia tu objetivo.

La toma de decisiones es una de las cosas que más miedo produce a la mayoría de las personas, por el miedo a equivocarse o el miedo al fracaso. Y ante la duda lo que suele hacer el cerebro del ser humano es no tomar ninguna decisión por lo que el problema se ve agravado cada vez más.

A veces un líder tiene que tomar decisiones complicadas que implican consecuencias para muchas personas o para sí mismo. Es en estos momentos cuando se puede ver realmente el tipo de liderazgo que somos capaces de realizar.

De no tomar decisiones aparece el concepto de procrastinación, dejar de hacer lo que hay que hacer bien por miedo o por pereza. En realidad pienso que la pereza lo que refleja en el fondo es un miedo a perder algo, y ante esto es mejor no hacer nada.

Y un buen líder no puede realizar un buen liderazgo si vive y gestiona con miedo.

Decide y elige de forma sutil, no fuerza las cosas. No obligues que ocurran. Podemos observar que en la naturaleza todo ocurre en armonía. Debemos procurar que las decisiones y las elecciones se realicen con flow, con armonía y disfrutando del hecho que está ocurriendo.

La clave está en basarse en los criterios de neurociencia que comentaba al principio del artículo, decidir en base al propósito y los valores del equipo al que se está liderando.

 

habilidades de liderazgo tomar decisiones

 

Principio 6: Ir directo a por los miedos. No huyas de ellos. 

 

El miedo sólo es una protección del cerebro para hacer huir del dolor que creemos que nos va a crear una situación o momento de la vida. 

Es enfrentándonos a esos miedos como crecemos, como reparamos aquello que nos da miedo y evolucionamos en nuestro grado de consciencia.

El miedo es un gran aliado para hacernos crecer y mejorar, el aprendizaje que nos supone enfrentar el miedo es una lesión para crecer en la consciencia.

Por ello antes de huir de tus miedos un buen líder va directo hacia ellos porque una vez que ha logrado vencerlos habrá conseguido ser aún más grande. Huir de ellos solo hace que acompañen a la personas como si fuera su sombra.

Del liderazgo basado en el miedo es donde surgen todos eso líderes autocráticos. Jefes sin capacidad para liderar que basan sus actos en amenazas, gritos y malos tratos por su incapacidad para realizar una buena gestión y atenazados por el miedo.

No se han formado en liderazgo, son personas que han sido puestas a dedo, la mayoría de las veces por su antigüedad en la empresa o por que conocen a alguien. A veces los jefes se colocan en un puesto porque son muy buenos trabajando de lo suyo.

El que los ha puesto de jefes, no es consciente que ser muy bueno en lo suyo no significa que sepan ejercer el liderazgo sobre otras personas y claro, esto termina en fracaso que una persona sea por ejemplo un magnífico ingeniero no significa que tenga cualidades para el liderazgo.

Por tanto para mi, la responsabilidad del fracaso de un mal jefe o de un mal líder es tanto de la persona que acepta el puesto sin estar formado en liderazgo como de la persona que lo ha puesto en el cargo. Por la forma de proceder este último,  tampoco está formada en liderazgo. Y claro, al final las personas que deben sufrir a estos jefes son las que pagan el precio de un liderazgo nefasto. 

Aunque es curioso que después estos “líderes” se quejan de que sus empleados no trabajan bien.

 

habilidades de liderazgo ve a por tus miedos

 

Habilidad 7: Trabajar para la excelencia. Puedes ser mejor cada día. 

 

Perseguir la excelencia es enseñar a nuestro cerebro que queremos ser un poquito mejor cada día. Que estamos dispuestos a revisar cada día  cómo podemos mejorar los hábitos de nuestra vida.

Este aspecto es fundamental en el liderazgo pues transmite confianza y entrega al proyecto que se está realizando. El Líder sirve como ejemplo de qué rumbo quiere llevar con su equipo .

Perseguir la excelencia no es obsesionarse con la perfección, es buscar de que manera el equipo y el proyecto es más eficiente. . 

Ser excelentes, es ser la mejor versión que podemos ser en cada instante y en cada cosa que realizamos. 

La excelencia en liderazgo significa ser  lo máximo en lo mínimo que se hace. 

Cuando eres excelente sacas lo mejor de ti mismo, ves las potencialidades que tienes y las de los demás, disfrutas, eres feliz de ver todo lo que eres y de observar todo lo que consigues cada día. 

Un buen líder es excelente porque saca lo mejor de sí mismo  y lo convierte en un hábito. 

La excelencia mejora el alma de un líder y saca lo mejor de las personas que le rodean.

La excelencia lucha cada día con la mediocridad que le rodea y logra sacar las mejores cualidades del liderazgo de uno mismo y de los demás.

 

habilidades de liderazgo excelencia

 

Habilidad 8: Leer cada día 30-60 min. 

Leer es una de las formas más rápidas de avanzar  hacia la excelencia en el liderazgo. 

Un buen líder necesita cada día evolucionar y mejorar y por ello basa su liderazgo en la premisa del aprendizaje continuo.

Y para aprender hay que leer a los mejores, a otros líderes que hayan recorrido el camino por el que pretendemos avanzar. 

Aprender de otras personas que ya pasaron por el mismo camino que estás transitando o que vas a comenzar a recorrer te ayudará a cometer menos errores y a evolucionar mucho más rápido.

Por ello leer a los maestros, a los deportistas de élite y a todas esas personas que ya llegaron al lugar donde quieres llegar, es la mejor manera de aprender liderazgo de forma autodidacta, aunque no basta sólo con aprender teoría sino llevarlo después  a la práctica. 

La acción es todo en el liderazgo.

 

habilidades de liderazgo leer a los mejores

 

Habilidad  9: Comunicación eficiente.

La comunicación refleja el estado y la forma de pensar de nuestro cerebro. 

Es mediante la comunicación eficiente que un equipo avanza y es productivo. Es misión del líder comunicar a todo su equipo de forma eficiente el propósito que se quiere alcanzar con la tarea encomendada.

Una mala comunicación arruina la forma de ejercer liderazgo, los malos entendidos y el no comprender qué realizar hace que los equipos no sean eficientes.

Es responsabilidad del líder hacerse entender y comunicar en el mismo nivel de comprensión de las personas a su cargo.

La forma en que hablamos, informa de cómo está nuestro estado emocional, si hablamos agitados o hablamos calmados dice más de nosotros que el contenido de lo que decimos.

El ritmo y el tono de palabra provienen de nuestro cerebro y por lo tanto es fácil conocer cómo estamos en nuestro interior. Un líder siempre encuentra las palabras exactas para cada instante, están meditadas en su interior y no salen de forma aleatoria ni hieren a nadie. Son palabras justas. 

Lo ha trabajado mediante la visualización, la meditación y el deporte. Es así como se construye un gran liderazgo, pieza a pieza.

En caso de que las palabras que salen de la boca de un buen líder no sean las adecuadas no duda en pedir disculpas e inmediatamente medita sobre qué ha pasado para corregir el estado mental que le ha llevado a expresarse de manera incorrecta.

Recordemos que todo lo que vivimos son conexiones neuronales que podemos modificar a base de decirle una y otra vez a nuestro cerebro aquello que queremos ser. 

Comunicar es reflejar nuestro mundo interior y un buen líder lo sabe. Por ello el liderazgo tiene más de silencio y meditación que de grandes charlas. Un líder sólo habla lo justo y necesario. 

 

la comunicación eficiente para ser líder

 

Habilidad 10:Humildad.

 

El verdadero liderazgo es humilde. 

No se esfuerza por destacar, no toma la iniciativa para destacar o llamar la atención. Un verdadero líder trabaja en su interior.

El liderazgo se ejerce desde el interior hacia el exterior y es en esa fuerza y energía interior donde se basa el poder que emana un gran líder.

Es esa sensación que irradia a los que les rodea lo que hace que un líder tenga seguidores,

Es esa fuerza interior la que le lleva a ejercer un liderazgo magistral que atrae a todas las personas con las que se relaciona. 

El verdadero liderazgo está centrado en Ser no en Parecer. 

 

la humildad del líder

 

Habilidad 11: Motivación .

La motivación es un motor potente para avanzar cada día y para superar los momentos difíciles.

El liderazgo debe transmitir motivación, ilusión y energía para alcanzar el propósito. 

Un buen líder es un gran motivador

La motivación te ayuda a movilizar al equipo y sacar lo mejor de ellos. No hay nada más aburrido y contraproducente para la productividad que un equipo desmotivado. 

Y nada peor que un líder que pide y a veces incluso exige motivación y sin embargo transmite todo lo contrario.  

La motivación se encuentra en el propósito por el que se trabaja, el para qué levantarse cada día y, se mantiene mediante la visualización y la meditación.

La desmotivación ocurre cuando no hay sueños, objetivo y camino que recorrer. Cuando la vida se vive en estado de embriaguez y caminando como pollo sin cabeza. 

Por ello un líder persigue tus sueños, su camino, trabaja cada día por la excelencia, con esfuerzo y constancia  y es así que la motivación llama a su puerta y la transmite a todo su equipo. 

 

 motivación para ser lider

 

Habilidad  12: Tener todo el tiempo en la mente la Misión y el propósito.

 

 Cuando todo el tiempo tenemos en la mente el para qué hacemos las cosas y hacia dónde avanzamos, somos imparables. 

Un líder contagia y transmite de forma adecuada sus objetivos y pensamientos cuando mantiene viva en su mente un visión clara de hacia donde se dirige con su equipo.

Por ello no camina sin rumbo, camina siempre con un fin en la mente, ese que cada mañana le hace saltar de la cama. Ya lo decía Séneca: “ Ningún viento es favorable para aquel que no sabe hacia dónde se dirige”.

Para acabar y a modo de resumen: es importante para el liderazgo que haya un propósito claro al que dirigirse, una visión adecuada de aquello que se quiere lograr, transmitirlo al equipo de forma eficiente y con motivación y perseguir en cada acto la excelencia para alcanzar los objetivos marcados.

 

la misión y propósito

 

Todos tenemos los recursos adecuados en nuestro interior para convertirnos en grandes líderes. Sólo es necesario elegir un buen método y comenzar a formarnos. 

La vida toma otro color y encontramos nuestro camino cuando lideramos nuestra vida y  es así como dejamos de estar perdidos. 

Si te ha gustado y me quieres ayudar a compartir sólo tienes que hacer un click en los icons de abajo. Te lo agradezco y quien sabe a cuantas  personas puedes estar ayudando con tu gesto. 

Nos vemos en el siguiente artículo.

Un abrazo. 

Juan.

Share This